Malos hábitos que influyen en el sueño

Ni que decir tiene que dormir es una parte fundamental de nuestras actividades diarias. El buen descanso interfiere positivamente en que podamos rendir con las obligaciones de nuestro día a día y por ello debemos tratar por todos los medios, conseguir que éste sea completo y más que placentero.

En este artículo queremos hablar de los malos hábitos que influyen en el sueño y cuáles serían fotos xxx los remedios más inmediatos para conseguir combatirlos puesto que a la larga, todo lo que hagamos resultaría más que negativo para nuestra actividad diaria y esto es precisamente lo que no nos podemos permitir.

¿Cuáles son los malos hábitos antes de dormir?

Muchas pueden ser las razones por las que no podemos conciliar el sueño. A menudo nos encontramos en periodos de nuestra vida en la que estamos muy agobiados o hay algo que nos preocupa en extremo. Sin embargo, si este no es el caso, sí que es cierto que puede que no sepamos dormir o que sencillamente tengamos muy malos hábitos antes de irnos a la cama. ¿Lo comprobamos?

Trabajar hasta antes de acostarte

Si hay algo que agota el cerebro y no lo deja descansar adecuadamente, es trabajar hasta que llega la hora de irnos a dormir. La mente debe estar despejada y es bueno que hagamos uso de un libro, veamos un poco la televisión o sencillamente, tomemos un baño. Este punto jovencitas es de los más importantes porque te ayudará de inmediato.

Acostarnos cada noche a una hora diferente

A pesar de que suele ser demasiado complicado, debemos tomar un ritmo de sueño casi como cuando nuestra madre nos dormía de bebés. Si estamos acostándonos cada noche a una hora diferente, el descontrol de nuestra mente a la hora de dormir está asegurado y esto es precisamente lo que debemos de evitar.

Malos-habitos-para-el-sueño

El sedentarismo

Puede parecer que no pero pasarnos largas horas sentado o llevar una vida sedentaria al máximo es otra forma de estropear nuestro descanso. Para combatir esto, lo ideal es que hagas algo de ejercicio durante el día (búscate un tipo de deporte, apúntate a un gym, etc) Aunque es importante que no hagas estas actividades antes de irte a dormir porque tiene el mismo efecto de adrenalina que tomarte una taza de café.

La ambientación de la habitación

Puede que no siempre nos vaya a dar tiempo pero si recogemos la habitación antes de irnos a dormir y sobre todo, le damos un toque mamadas que invite al sueño, conseguiremos llegar hasta él mucho antes de lo que nos hubiésemos planteado.

Abusar de la televisión antes de irnos a dormir

Según algunos estudios probados, cuando nos pasamos largas horas viendo la televisión antes de irnos a la cama, es mucho más complicado que durmamos bien. La exposición de luces brillantes durante la noche estropea la calidad del sueño nocturno por tanto, es interesante que veas solo un poco la TV o bien, optes por leer un libro.

Estos son algunos de los hábitos más característicos de una falta de sueño o, en el caso de conseguir el mismo, dormir excesivamente mal hasta el punto que no concentrarnos bien en nuestras actividades al día siguiente o al menos, no le sacamos el rendimiento que se supone que tendrían que tener.

¡No lo dudes! Dormir es también otra lección que se aprende y si le pones el interés necesario seguramente lograrás unos hábitos correctos para que tu sueño sea de lo más placentero y confortable. ¿Te animas a hacer la prueba para que toda tu vida cambie en positivo?

La higiene mental

Dentro de todos los campos que comprende la piscología existen términos nuevos que debemos ir conociendo y sabiendo bien qué significan sobre todo porque luego nos servirán de manera fundamental para la exposición de resultados y contar con otro tipo de cultura médica que nunca está de más.

En este artículo queremos tratar sobre la higiene mental que es un término que cada día está más de moda aunque no es exactamente actual sino que los expertos los videosx vienen trabajando desde largos periodos de tiempo hasta que ahora parece que ha quedado mucho más demandado. A continuación queremos darte algunos detalles sobre en qué consiste esto y cómo podemos llegar a ella.

¿Qué es exactamente la higiene mental?

Todos sabemos bien en qué consiste la higiene física y cuáles son las formas de llegar a ella. Sin embargo, la higiene mental no discrepa demasiado y es que estamos ante un término dónde se habla de “limpieza” pero desde el ámbito más puro de la palabra por tanto, si te interesa saber más sobre ello, no debes dejar de leernos en este momento.

Podríamos definir la higiene mental como el sector de la psicología médica que tiene como misión todo lo relacionado con el ambiente en el que vive el hombre para hacer de éste un espacio mucho mejor y más bien relacionado dónde efectivamente, pueda estar en paz y abordando las mejores sensaciones que se puedan tener al respecto.

Una de las misiones principales con las que nos encontramos en este parecer es tratar de poner fin a las situaciones estructurales que puedan interferir en el estado psicopatológico abordando temas como sería hacer de la tierra y del espacio en que realizamos nuestras actividades un mundo mucho más humano y dónde éste se encuentre en paz completa.

El “tratamiento” y la búsqueda de esta higiene mental debe comenzar en las primeras etapas de la infancia puesto que es una manera de ir amoldando al pequeño con las situaciones en que se va a encontrar y lograr que estas no le sobrepasen en ningún momento o al menos, no de una manera estricta.

La-higiene-mental

Formas de llegar a tener una buena higiene mental

Los hábitos saludables y algunas formas de vida se recomiendan expresamente para que la persona se encuentre bien y no tenga que pasar por situaciones traumáticas de una manera cotidiana. A continuación queremos exponerte algunos puntos para llegar a lograr una buena higiene de nuestra mente:

Satisfacer nuestras necesidades básicas

La buena higiene mental comienza desde lo más simple y satisfacer necesidades tales como dormir, comer o tener relaciones sexuales es algo fundamental para conseguir un ambiente adecuado y llegar a ese estado de despreocupación o de sentir que hemos hecho algo de provecho.

Valoraciones positivas

Tanto para uno mismo como para los demás, hacer una valoración positiva de las cosas que se ven que están bien hechas o que se ha conseguido el objetivo inicial, es también una forma de alcanzar la higiene mental puesto que estamos olvidando las malas vibraciones y nos quedamos solo con lo que verdaderamente importa.

Hacer balance del día

El momento en que nos vamos a la cama o que entramos en la ducha (en el caso de que nos vayamos a la misma por la noche) es perfecto para hacer un balance del día y saber desde aquí qué hemos conseguido a favor o qué tenemos en contra puesto que será una manera de mejorar en los aspectos en los que aún fallamos demasiado.

¡No lo dudes! Existen múltiples maneras y acciones de llegar a disponer de una buena higiene mental y ciertamente este detalle te hará mucho más feliz y podrás ir poco a poco, encontrando la paz que siempre has estado buscando por todas partes.